Ortodoncia, Frenillos o Brackets

Gracias a la ortodoncia, lograrás conseguir una oclusión perfecta, contactando los dientes correctamente entre ellos de la forma más adecuada. Por medio del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento que te daremos en Clínica Dra. Barrientos, podrás corregir las posibles alteraciones que se presenten en tu boca. En Clínica Dra. Barrientos contamos con las técnicas más avanzadas de la ortodoncia fija y ortodoncia removible, mediante el uso y control de fuerzas ejercidas en los dientes para dejarlos completamente alineados y en un estado óptimo de salud.

Conoce a nuestros especialistas

en Ortodoncia

¿Cómo Funciona El Proceso De La Ortodoncia?

En la ortodoncia se pueden reconocer 6 etapas para pasar de tener una dentadura con anomalías en su posición, a tener una dentadura perfecta.

Primera Fase: Después de realizarse una radiografía se procede a la primera fase que tiene como objetivo corregir las discrepancias verticales y el apiñamiento dentario. Para ello se utilizan fuerzas ligeras en un periodo de 6 a 8 meses.
Segunda Fase: En esta fase se corrige la mordida y se empiezan a encajar los dientes en su posición correcta en sentido anteroposterior y vertical. En ciertos casos es necesario utilizar elásticos como fuerzas externas para ayudar a corregir la mordida.
Tercera Fase: En esta fase se procede a cerrar los espacios entre los dientes restantes después de que los dientes estén en su nueva posición.
Cuarta Fase: En esta fase conocida como el acabado y terminación se enfoca en efectuar pequeñas correcciones a los dientes individualmente, y se comprueba que las raíces estén paralelas.
Quinta Fase: Finalmente se remueven los aparatos y se toman muestras para la siguiente fase de retención.
Sexta Fase: Es una fase muy importante ya que se mantendrá los resultados conseguidos al evitar que los dientes vuelvan a su posición anterior. Para ello se colocan retenedores fijos arriba y abajo y unas fundas transparentes

¿Quieres saber más de Ortodoncia?

Es la que utiliza frenillos o brackets que van adheridos a la superficie dental mediante resinas y tensados entre ellos con un arco metálico. En los aparatos fijos, la fuerza aplicada por los arcos mueve los dientes con mucha precisión a la posición requerida.

◦ Brackets metálicos: son los más comúnmente utilizados, resistentes, ideal para adolescentes.
◦ Brackets cerámicos: son estéticos, es decir, se notan menos porque el color de su material es similar al de los dientes.
◦ Brackets linguales: son adheridos a la parte posterior de los dientes, por lo que no se ven, son los más estéticos.

• Aparatos removibles: se pueden extraer en cualquier momento, cubren y envuelven la mayor parte de los dientes. En el caso de llevar aparatos removibles, la higiene bucal diaria es igual a la de una persona sin aparatos, sólo debe realizar una higiene adicional para combatir el cúmulo de biofilm dental.
• Placas o aparatos de acrílico: son hechos a medida del paciente y se obtienen de un molde sacado de los dientes de cada persona. En algunos casos se usan como tratamiento previo a una ortodoncia fija.
• Alineadores: son una especie de férulas removibles hechas a medida del paciente que se obtienen de un molde sacado de los dientes de cada persona. Son de un resistente material termoplástico transparente y el paciente se los puede sacar cuando lo desee, aunque la idea es que los use la mayor cantidad de tiempo posible

• La mala posición de los dientes (dientes chuecos).
• Posición incorrecta o desviada de los maxilares.
• Mala mordida.
• Trastorno en la articulación de los maxilares.

La mala posición de los dientes (dientes chuecos) no sólo es un problema estético, además hace más difícil limpiarlos adecuadamente lo que puede derivar en caries, enfermedades de las encías y hasta pérdida de una pieza dental, además de problemas articulares como dolor a la masticación.
Con un tratamiento de ortodoncia se consigue corregir tanto la estética facial como la funcionalidad de la mordida del paciente, logrando un mayor confort al comer, hablar y sonreír.

Durante la primera consulta en la Clínica Dra. Barrientos, la ortodoncista evalúa al paciente en forma integral con fotografías extra e intraorales, solicita exámenes radiográficos (panorámica, teleradiografía con análisis cefalométrico, scanner.) y le explica al paciente/apoderado el diagnóstico preliminar.
En la segunda consulta, el especialista analiza las radiografías, le presenta al paciente las opciones de tratamiento y los respectivos presupuestos. Finalmente, en conjunto se toma la decisión de qué tratamiento se realizará.

Cada persona necesita utilizar aparatos de ortodoncia durante un determinado período de tiempo, que puede ir de 12 a 24 meses, con controles cada 3 o 4 semanas. Una vez que se quitan estos aparatos, es necesario utilizar un aparato removible superior y una contención lingual para garantizar que la dentadura no volverá a su posición original.

Los portadores de frenillos fijos deben prestar mayor atención a su higiene bucal, ya que pueden presentar problemas como: acumulación de biofilm dental, gingivitis, desmineralización del esmalte, mal aliento, etc. Debido a esto, se debe realizar una completa higiene bucal, usando los elementos que le indicará el ortodoncista.

Se recomienda que los niños asistan a un control con su ortodoncista no más allá de los 7 años de edad, ya que en ese momento tendremos la suficiente cantidad de dientes permanentes para poder determinar si existe o se está desarrollando algún problema ortodóncico. Además, a esta edad el ortodoncista será capaz de tratar problemas de la mordida o del desarrollo de los maxilares con muchos mejores resultados que si lo hace cuando ya están todas las piezas definitivas en boca, momento en el que muchos papás creen que es el adecuado para llevar a sus hijos a su primer control con el ortodoncista.

Si. La edad no es un impedimento para la realización de tratamientos de ortodoncia y la obtención de la sonrisa que tanto se desea. Si bien los movimientos podrían ser levemente más lentos que en un niño, la única consideración es que los dientes deben estar sanos. Incluso puede realizarse tratamiento en pacientes que tienen alguna historia de pérdida de hueso gracias a la versatilidad de los materiales con los que contamos.

El no recibir tratamiento de ortodoncia en el momento oportuno en niños, significa que podemos perder la oportunidad de interceptar con un tratamiento ortopédico, anomalías faciales y del desarrollo de los maxilares. Esto podría traer como consecuencia problemas funcionales y de estética dentaria y facial en el paciente, los cuales probablemente en un futuro no podrán ser solucionados solo con ortodoncia en forma conservadora, sino que además con extracciones de dientes o posiblemente se requerirá de cirugía ortognática. En estos niños y también en adultos existe la probabilidad de que se desarrollen problemas de otras estructuras relacionadas como las articulaciones, músculos y periodonto (tejido que rodea a los dientes), los que se verán agravados en pacientes con bruxismo, ya que además podrían presentar dolores de cabeza o desgaste excesivo de piezas dentarias.

Los pacientes, ya sean niños o adultos deben cumplir un rol activo durante el tratamiento asistiendo a sus controles y manteniendo una correcta higiene oral, ya que al estar los dientes en movimiento, tanto éstos como los tejidos blandos (labios, encías y mejillas) se encuentran susceptibles a infectarse y a sufrir daños causados por bacterias presentes en la placa bacteriana. Si el paciente se compromete con su tratamiento, éste será llevado a cabo en el tiempo que fue programado y manteniendo la salud de los dientes y los tejidos que lo rodean.

Durante los primeros meses los dientes se encontrarán más sensibles ya que es cuando ocurre la mayor cantidad de movimientos y los tejidos se están adaptando a las fuerzas provocadas por los aparatos. Pero a medida que avanza el tratamiento las molestias son cada vez menores, disminuyendo sólo a un par de días posteriores a la visita con el ortodoncista. Debemos entender que el hecho de que los dientes “duelan” no significa que se están moviendo más y que el tratamiento será realizado en un menor tiempo, por lo que esto no debe ser algo que se busque sesión a sesión.

Solicita una hora de evaluación dental

Déjanos tus datos y nuestro equipo de mesa central se contactará a la brevedad.

¿Necesitas Ayuda?
Scroll al inicio

Déjanos tus datos

y te contactaremos lo antes posible.